Muchas pequeñas cosas

[Música de fondo: “Das Model” de Rammstein]

Bueno, por fin puedo actualizar la bitácora. A lo largo de estas casi dos semanas que han transcurrido desde que escribiera en ella por última vez me ha sucedido casi de todo: algunas cosas buenas y otras no tanto. Eso sí, afortunadamente ninguna mala.

En primer lugar, caí enfermo y mi amable doctora de cabecera (gracias, Pilar) me dio de baja para que pudiera cuidarme la puñetera garganta. Siendo profesor, entenderán ustedes que es parte fundamental de mi cuerpo para poder llevar mi trabajo a buen puerto. Casi una semana en casita, con la bufanda al cuello e intentando hablar lo menos posible. Lo que aún me tiene mosqueado es que la súper-faringitis que pillé se debió a… ¡mi operación de amígdalas! Nada raro en principio, salvo que la intervención se llevó a cabo hace treinta y seis años. Casi nada. Lo cierto es que se me habían infectado las cicatrices y tenía aquello como el estanque de los patos del Parque Genovés, es decir, hecho una mierda. Tras un potente chute de antibióticos y antiinflamatorios ya me encuentro mucho mejor, aunque tengo que reservarme los gritos para el segundo trimestre. Je, je.

En otro orden de cosas, aproveché ese tiempo para darle fuerte a uno de mis grandes temas pendientes: el carné de conducir. Tengo dos carreras, un máster, las oposiciones de educación aprobadas, y muchas otra cosas más que, como mínimo, me validan en ser un estudiante medianamente aceptable. Sin embargo, miren ustedes, a mis cuarenta y dos años no había tenido cojones de sacarme el puñetero permiso de circulación. Eso se ha acabado. Me examiné de la parte teórica el pasado día cinco y… sí, he aprobado a la primera, con cero errores. Juassssss… La mar de contento que estoy, aunque sólo haya ganado una batalla, que no la guerra. Aún me queda el monstruo grande de final de nivel: el examen práctico. Ése sí que me da auténtico canguelo.

En fin, y muchas cosas más que me reservo para futuros posts. Tengan en cuenta que ahora se avecina la peor época para los profesores, en el sentido de que es la más frenética: el momento de evaluar a la basca y entregar las notas del primer trimestre. Exámenes, reuniones de evaluación, correcciones aceleradas… eso que ya casi forma parte del espíritu navideño.

Bueno, pues eso. Cuídense, gasten poco y prepárense para ver cómo sus cuentas bancarias menguan sin control. Desde aquí, seguiremos informando.

Anuncios

5 comentarios

  1. Oleeee enhorabuean por tu carnet, aunque ya te las di en persona te las doy tambien por aqui, por cierto ya te llamare para comentarte…el regreso de portadatv jajajaja

  2. Ya te estoy viendo venir, neeeeng, que te conozco como si te hubiera parío :))

  3. Hombre, por fin te encuentro. Cuando cambies de dirección avisa que los enlaces no se actualizan solos. Que son un poco vagos en ese aspecto.
    ¿Carnet de conducir? Ya era año picha. Aunque sea sólo para escapar rápidamente de ciertos sitios, el coche puede ser una buena opción.
    Te sigo leyendo, aunque parezca mentira.

  4. ahora estas curado pero drogado gracias a ese potente chute, si ya te notaba yo…

  5. ese homero esta re drogado jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: